Maldita Ciencia: Los insectos no mueren en los microondas

Imagina que un día llegas a casa y te encuentras una cucaracha en el microondas, y ni corto ni perezoso piesas “voy a freirla”, pero ver con resignación que la muy cabrona se mueve de un lado a otro y no se muere.

La explicacion científica:

En realidad, el horno no se llena de microondas. Es un fino rayo que rebota por toda la cavidad y que nunca deberí­a volver a su emisor, porque lo estropearí­a. La posición del emisor y los rebotes están perfectamente estudiados para que ese escenario no se presente nunca… a menos que aparezca algún elemento que refleje el rayo y empiece a rebotar donde no debiera (por eso no se pueden meter cosas metálicas).

Dicho esto, es fácil suponer el por qué del plato giratorio: las microondas solo pasan por determinados puntos del horno, por lo que si el plato esta parado, solo se calientan algunas partes de la comida, mientras que otras se quedarí­an frí­as.

Ahora vamos a la cucaracha:

La cucaracha se esta moviendo. Mientras no se acerque a los puntos ‘calientes’ esta tan segura como con el horno apagado. Cuando pasa por un punto caliente, huye de el (no es tonta) por lo que el calentamiento no llega a ser mortal (piensa como puedes pasar la mano por una llama rápidamente sin llegar a quemarte).

O sea que cualquier bicho (aunque no tan resistente como la cucaracha..) que pueda ir lo suficientemente rapido como para esquivar los rayos del microondas, puede sobrevivir dentro.Como podéis comprobar, ésto es ciencia pura.

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. 26 enero, 2015

    […] similar a la lana‒, la extiende con seis de sus patas y se queda inmóvil a la espera de que un insecto se acerque. Es entonces cuando la lanza atrapando a su presa en un noventa por ciento de las veces; […]

Deja un comentario

Inline
Inline