Guernica de mi dolor

/ Marzo 13, 2015/ Arte, Cultura, literatura, Pensamiento/ 0 comments

“No, la pintura no está hecha para decorar las habitaciones.
Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo contra el enemigo”

Pablo Picasso guernicadetalle_picasso

¡De pronto allí, frente a frente!
Imágenes brutales, palabras, historias, cuentos, partes… ¡Años de verte sin sentirte! A veces, fuiste de origami, otras,  de postal, desde ahora <en el siglo de los monitores> miles de on line, actualizada manera de exaltar en demasía,  cada uno de tus degradados sin colores. Amigos que fueron y si te vieron, vinieron cargados con sus relatos, me entregaron completa la maleta de sus experiencias, los escuchaba, me bebía cada partícula con voraz lejanía, aunque presentía en pura intuición, que sus descripciones, no podrían develar en el potente retorno de mis fantasías, la respuesta a esa justa incógnita que nunca les pronuncié.
Jamás, ninguna conversación, lectura, reseña, artículo, ensayo… alcanzaría <ahora lo sé> la fragancia de sangre,  que sin duda, despides tan profusamente, tampoco, nadie ni nada consiguió develar esa maldad tan rozagante que anuncias, lucha encarnizada por precisar, el dolor de hueso roto que expulsan los pegajosos claroscuros del calvario de tus esquinas. 
Llegué al final de la tarde,  apurada,  a buscarte, tal como si hubiésemos concertado una cita. Entré al Reina Sofía muy decidida, parecía que lo hubiese hecho miles de veces <alter ego experto, conocedor de ese escenario desconocido> así, fui directo a ti… ¡Ya estabas ante mis ojos! ¡Tan acompañado! Círculo de  figuras indemnes te murmuraban con la vista, verticales apocalipsis de elegantes comportamientos, pero no…  Recordé aquella película cuando abren el ojo en Buñuel, así quería los míos,  completamente descubiertos, sin párpados, alertas ante el posible desatino de perderme algo, por cuántico que pudiera parecer.
Me paré justo en tu centro, alerta como una loba ante una hoguera. Me invadió la absurda imagen de mis globos acuosos rodando por el suelo y yo,  ciega, arrastrándome en el suelo, extendiendo las manos aquí y allá, arrodillada, atrapando mis bultos vacíos ¿y entonces qué? Te sostuve… – nada se parece a tus “parecidos”, no hay  gris que califique el matiz de las heridas que te ruedan, tampoco,  hay negro más oscuro que las redondas  cuencas de tu caballo.
¡Tu inmensidad y mis adentros! Puertas minúsculas, vórtices de venas que se comieron tus vuelos ¡Esas lenguas tan puntiagudas! ¡Montañas filosas cuyo sufrimiento te dejaron el aliento! Olor a muerte de buen desempeño, desbordan tus guadañas con siniestras actitud ¡No voltees! supliqué al toro que no entendía… tampoco escuchaba  a la “Virgen”, madre sin fin de todos los hijos asesinados.
¡Pobre paloma de ala partida! ¡No podrá suspender el vuelo de la muerte! Caerá… rodará entre el polvo húmedo del suelo abonado de las almas,  densas sombras le extraerán el hálito del suspiro ¡No atinará a ver la luz, aún frente al inmenso bombillo que la oscurece!  
¡Ese caballo todavía está llorando! ¡Sus lágrimas se quejan por la maldad tan perfectible del mundo hostil! Atravesado,  se lamenta… su agonía  me toca y me destroza, desgarrándome los jirones de la piel que le salpica. Nuestras manos son simples agujeros de cristal,  cuerpos golpeado por la sed del sin fin que nos hostiga, ahí, allí… ¡Esa mujer que suplica! ¿Será escuchada? ¿Por quién? ¿Por qué?
De pronto,  se agolpan en mis pensamientos los documentales de Nat Geo ¡Los brillantes físicos de la NASA otra vez! << -Que si no es posible viajar en el tiempo,  – Que el cuerpo humano no puede alcanzar velocidades cercanas a la luz – Que cualquier ser moriría alargado y desmembrado como un gusano, -Que únicamente con el pensamiento podremos viajar, a voluntad, alguna vez…>>
¡Finalmente lo entendí, es decir, lo sentí! ¡Viajé en el tiempo! ¡Alcancé  el pasado con el presente fracturándome una costilla! ¡Estuve en Guernica!   ¡Horror!
Scarlet C
reina-sofia-inaugura-exposicion-encuentros_tinima20121002_0024_191

 

… y viajé con mis alas y no se quemaron ¡Volé tras el tiempo relativo! Mis dedos se alargaron, balbucearon… Doblada, regresé montada sobre un reloj anciano ¡Toqué mi reflejo en el lago de la muerte! …sonreí ¡No lucía como un gusano! Scarlet C

angeles-guerreros-40117

Imágenes:

0 Comments

  1. Tuve la suerte de mirarlo en el museo de la Reina Sofía, en Madrid. Pero no sé si tuve la suerte. Como tú dices, verlo directamente, frente a tus ojos, tan magnífico y doloroso, es comprobar cuán cruel puede ser el poder, cuán cruel puede ser la política, cuán frágiles somos.
    Gracias por un texto tan bello.

    Rubén Darío Buitrón
    Quito, Ecuador

    1. Hola. Gracias a ti… por tu comentario, reviviendo el momento cuando lo viste.
      … y sí, fue un experiencia total que me incluyó absolutamente, sin tiempo, simplemente todos los espacios se llenaron del Guernica.
      Saludos,
      Scarlet C.

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario