Internet profunda y drogas en el siglo XXI

/ Septiembre 22, 2015/ Internet, Salud/ 0 comments

Internet profunda

En primer lugar, no es posible acceder utilizando los navegadores habituales (Chrome, Internet Explorer, Firefox, Opera, Safari…), que no reconocen los dominios terminados en .onion (cebolla). Los buscadores tradicionales sólo son capaces de acceder a una fracción relativamente pequeña de toda la información que alberga la Red. En los últimos años se ha popularizado el término Deep Web (Red Profunda) para referirse a esta ingente cantidad de información que no está disponible a simple vista. Su tamaño se estimaba en 7.500 Terabytes en el año 2001 y se calcula que consta de, al menos, 300.000 páginas webs distintas.Y es en esta zona oscura de Internet donde se aloja Silk Road. Vender psicoactivos que otras personas desean comprar para uso propio es una actividad más inocente que otras que pueden encontrarse en la web profunda. Pero tampoco conviene caer en el estereotipo facilón que describe la Deep Web como el refugio de todas las aberraciones y perversiones humanas imaginables. Desde luego que existen contenidos muy desagradables o delictivos (que también pueden encontrarse, por otra parte, en la Red Superficial), pero además pueden encontrarse cantidades enormes de libros, webs sobre política, activismo, hacking…

The Onion RouterTOR (The Onion Router) es un proyecto desarrollado y financiado inicialmente por el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos, en busca de una forma de comunicación fiable y anónima a través de Internet que permita evitar la censura. Actualmente está en manos de una organización sin ánimo de lucro que trabaja por la educación y los derechos civiles en Internet, ubicada en Massachusetts. El navegador TOR utiliza un sistema para enviar y recibir información que se estructura en forma de capas (como una cebolla, de aquí el nombre .onion) y que, en la práctica, evita que se pueda localizar al usuario de Internet a través de su dirección IP. Además, se mantiene la integridad y el secreto de la información que se está manejando por lo que, en este momento, es una de las opciones más seguras para manejar información de forma anónima por Internet. TOR es además un software abierto, susceptible de ser constantemente mejorado y actualizado. Por supuesto no es infalible, y tiene sus propias vulnerabilidades e inconvenientes (entre ellos, la extremada lentitud con la que se cargan las páginas).

Drogas en el siglo XXI

cuatroSilk Road abrió su página web en Febrero de 2011. Se trata de un mercado virtual donde se pueden comprar todo tipo de sustancias ilegales: estimulantes (cocaína, anfetamina, metanfetamina…), opioides (heroína, opio, morfina, codeína, metadona…), hachís y marihuana, éxtasis (MDMA) en cristal o en pastillas, LSD, ketamina…Las drogas clásicas conviven con psicodélicos exóticos de última generación, esteroides, benzodiacepinas, copias genéricas de Viagra  y cualquier fármaco cuya adquisición pueda resultar complicada. Con una interfaz, estética y forma de trabajo muy similares a páginas como eBay o Amazon.com, Silk Road pone en contacto a compradores y vendedores de cualquier parte del planeta. La metanfetamina que se produce en un laboratorio clandestino del Desierto de Nevada se puede enviar a un pueblo de Cuenca. Ketamina procedente de laboratorios indios puede ser adquirida en la otra punta del mundo.  Los envíos se realizan por correo postal y la droga deseada llega con el cartero en un sobre convenientemente camuflado. En palabras de un portavoz de la DEA es “el intento más descarado para distribuir drogas que jamás hemos visto. Está a años luz de cualquier otra cosa”.
Efectivamente, en comparación con las webs tradicionales de venta de drogas Silk Road supone un salto cualitativo de consecuencias difícilmente previsibles. Sus características técnicas hacen que, en el momento actual sea prácticamente invulnerable. Por otra parte no está claro que hacer desaparecer la web sea una solución eficaz.  Como acabamos de señalar, la mera represión no es una estrategia preventiva eficiente y puede dar lugar a efectos inesperados.
En realidad el sistema de compra es algo más complejo de como la hemos presentado aquí.  El sistema cuenta con unas peculiaridades que hacen un poco engorroso el manejo pero, que a la vez, constituyen su mayor fortaleza y seguridad. Acceder a Silk Road y adquirir sustancias tiene más dificultades que comprar un billete de tren o hacer la compra en el supermercado on-line, pero cualquier persona con unos conocimientos medios de informática y un poco de tiempo e interés puede conseguirlo.

De la misma forma que la industria de la música cambió para siempre con la aparición del formato “MP3”, Silk Road puede significar un punto y aparte en la organización de los mercados de drogas ilegales. SI es técnicamente posible enviar y transmitir información y dinero de forma anónima a través de Internet este sistema puede convertirse en una
HE300806_SP4_001alternativa de éxito y las medidas de represión serán, como siempre, ineficaces.
De hecho Silk Road no es la única web de este tipo, aunque sí la más popular, pero existen otras como Black Market Reloaded o General Store. Aunque estas web sean desarticuladas o desaparezcan,  si los fundamentos técnicos son sólidos irán apareciendo alternativas cada vez más sofisticadas. Muchos consumidores de drogas preferirán encargar sustancias de un distribuidor valorado por otros usuarios y recogerlas en el buzón de su casa en un sobre discreto con un triple sellado al vacío en su domicilio que comprar a un desconocido de torva mirada un polvo de contenido indeterminado en un after a las nueve de la mañana. Si esto es así los mercados de drogas se revolucionarán de una forma tan radical como la industria discográfica en los próximos años.


Para leer el artículo completo pinchar en el banner
internet-profunda-drogas-el-siglo-xxi-L-Bz4LrV

0 Comments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Interesante cuestión. Mi padre lleva casi toda su vida trabajando en una tienda de discos y ha vivido el paso del que hablas, del boom de las industrias discográficas a un desplome total en el que sólo resisten algunas tiendas y a duras penas.
    ¿Qué efectos creéis que tendría el hecho de que esta situación se expanda?
    No sólo ha sido la música, ha sido el cine, la comida a casa, la ropa que puedes casi imprimir en casa, los libros electrónicos, y como dices la droga. ¿Hasta qué punto acabaremos vaciando los mercados y que repercusiones tendrá?

    1. Hola, Irene, este es un tema que hace tiempo quería pegar aquí y no sabia como, dado lo delicado del asunto en cuestión.

      La verdad que las tiendas de música prácticamente han desaparecido perjudicando a muchas familias.

      Si esto continua la pregunta es:
      ¿Quizás llegue un momento que no tengamos la necesidad de salir de casa? Ah! y espero que el mercado de la droga no progrese más “Ingenuo de mí”

      Mens sana in corpore sano

      Saludos

      1. Probablemente acabemos como en la película de Wall-e, todos gordos, sedentarios y con depresión. Todo desde casa, no contacto con la humanidad y empatía cero ante tanta saturación de datos y catástrofes

        1. Jope! no creo 🙂 Pienso que nos dejaran salir a dar un paseo 🙂 No?

          1. un paseo virtual quizás..! haha

  3. El artículo sobre Silk Road es muy interesante. Muestra una vez más que la mejor solución para acabar el negocio del narcotráfico (ahora tan sofisticado) es la regulación y legalización de todas las drogas psicoactivas. Saludos.

  4. Hola Amira, también tiene este bloc: http://elsubmarinodeldoctorx.com/, que escribe claramente de la internet profunda y las drogas.

    Saludos.

  5. GRACIAS. Hace unos años que busco la Red más allá de la corporación Internet. Algunos me desalentaron diciéndome que SÓLO iba a encontrar gente siniestra y que era un peligro para mi ordenador.
    Gracias

  6. Pingback: Internet profunda y drogas en el siglo XXI | Ultimate Wanker Press

  7. Pingback: Ilustraciones Que Muestran Lo Irracional Que Somos En Los Últimos Tiempos – Estate un rato

Deja un comentario