La silla Elysium emula la falta de gravedad para conseguir la postura perfecta

Elysium es la silla que no puede faltar en las estancias de los más sibaritas. La última creación de la firma británica David Hugh promete una experiencia completamente nueva y distinta: flotar.

Según la mitología griega, Elysium era un lugar o estado de felicidad perfecta concedido por los dioses a los héroes más favorecidos. Por este motivo, la firma afincada en Cambridge no ha dudado a la hora de elegir el nombre para su última creación.

La silla se inclina hacia delante o hacia atrás en un ángulo de 50 grados.

Esta preciosa silla no es simplemente un capricho de última moda: está pensado para que su dueño experimente la falta de gravedad con todos los beneficios para la salud que esto conlleva. El cuerpo se coloca en un estado de equilibrio donde todas las articulaciones se flexionan de una forma que minimiza la tensión de músculos y tendones. Ésta es precisamente la postura que el cuerpo adquiere de manera natural cuando está en un ambiente ingrávido, lo que provoca que las articulaciones se flexionen en un ángulo neutral.

David Wickett, inventor y diseñador de muebles y creador de Elysium.

David Wickett, inventor y diseñador de muebles británico, no sólo ha estudiado a fondo los movimientos de aquellos que se preparan para ser astronautas, sino que en su búsqueda de la postura perfecta cursó un doctorado en bioingeniería convirtiéndose en uno de los pocos diseñadores que unen arte y ciencia.

Los movimientos de Elysium se controlan con un gesto de la mano.
Los movimientos de Elysium se controlan con un gesto de la mano.

El resultado de estos 10 años de investigación es la Elysium, que da un soporte único a la parte baja de la espalda, envolviendo la cadera, lo que reduce cualquier tipo de estrés en las articulaciones y hace que nos sintamos como si estuviéramos flotando. O lo que es lo mismo, Ergonomía Post-Óptima, según lo han bautizado sus creadores.

Un sistema de pivotes sin fricción hace que la silla se incline hacia delante o hacia atrás en un ángulo de 50 grados, justo en el medio el cuerpo experimenta la sensación de estar flotando en el aire. Lo mejor: todos estos estos movimientos se controlan con un suave gesto de la mano o, cuando se logra ser un experto, se puede utilizar simplemente la tensión muscular para alterar la postura.

Las piezas están creadas con fibra de carbono, aluminio y cuero.

La Elysium sólo se fabrica bajo demanda, todas sus piezas se hacen y ensamblan de forma artesanal: un esqueleto de fibra de carbono y mecanismo de aluminio acabado en cuero suave y resistente de 70 colores distintos a elegir.

La única palanca que tiene la Elysium bloquea la silla en la posición tradicional, una verdadera pena después de pagar 26.000 euros para relajarse flotando.

El asiento reduce cualquier tipo de estrés en las articulaciones.


3 thoughts on “La silla Elysium emula la falta de gravedad para conseguir la postura perfecta”

Deja un comentario