¿Y si los bloggers ejercen de periodistas?

Periodistas y bloggers: ¿enemigos o aliados?

¿Qué diferencia existe entre un periodista y un blogger? ¿Se puede ser, a la vez, lo uno y lo otro? ¿A día de hoy, qué tiene más popularidad: un blog o un periódico? A la hora de responder a estas preguntas, hay respuestas para todos los gustos. Hay quien opina que, desde el punto de vista de la escritura, que blogger y periodista son tan sólo variantes de la profesión de escritor. Sin embargo, también hay quien afirma, con rotundidad, que blogger y periodista son, sencillamente, dos profesiones diferentes. Por último, no falta quien señala que la verdadera línea que separa a unos de otros es, básicamente, que mientras que el blogger llama a las emociones, el periodista trabaja sobre hechos.

«Un blogger puede escribir desde cualquier lugar, mientras que el periodista ha de desplazarse al lugar de los hechos».

Bernardo Posada (@bernardoposada) es CEO de la compañía de seguimiento informativo Eprensa y fundador y Managing Director del buscador de noticias Puntonews.com, además de experto en estrategias de «marketing». Para él, ya desde un punto de vista exclusivamente formal, «podemos encontrar diferencias sustanciales entre ambos profesionales. Hablamos de elementos como el lugar de trabajo (un blogger puede escribir desde cualquier lugar, mientras que el periodista ha de desplazarse al lugar de los hechos); formación (uno puede tener cualquier formación o estudios, mientras que el otro suele tener formación periodística) o los contenidos (mientras que un blogger puede crear contenidos nuevos o refrescar antiguos, el periodista ha de atenerse a la actualidad)».

¿Y si los bloggers ejercen de periodistas y viceversa?

Más allá de diferencias formales, parece que la línea que separa hoy a ambos colectivos resulta bastante difusa… hasta el punto de que, en ocasiones, aparece borrada. Cuando en una entrevista le preguntaron sobre el particular a Dan Lyons, antiguo editor del área de tecnología para la revista Newsweek, aquel acusó a los bloggers reconvertidos en periodistas de «reinventar las relaciones públicas para disfrazarlas de periodismo». Sin embargo, si hemos de hacer caso a las conclusiones publicadas en el barómetro El profesional de la información en la era 2.0, elaborado por la Asociación Nacional de Empresas de Internet, tanto bloggers puros 100% (o sea, que no proceden de medios de comunicación convencionales) como periodistas tradicionales coinciden: los comunicadores mixtos, aquellos que, además de tener experiencia laboral en medios de comunicación tienen un blog, son los profesionales que ejercen mayor influencia en el actual panorama mediático. Coincidiendo en este punto, el mismo estudio ofrece un punto de vista discordante en cuanto a la valoración que ambos grupos, periodistas y bloggers, tienen de las redes sociales. Así, mientras que un 70% de los periodistas convencionales asocian a las redes con rumorología, falso periodismo y falta de rigor, al permitir que cualquiera ejerza de editor, tan sólo un 50% de los bloggers comparten esta opinión.

Clave en la decisión

Mauricio Marchant (@mmarchant_ec), influencer y asesor en «marketing» digital, además de «growth hacker» con experiencia en proyectos internacionales —sobre todo en EE UU— está convencido de que «la influencia que ejercen los bloggers, sobre las decisiones de compra y actuación, en determinados nichos de la audiencia, tiene un doble efecto. Por una parte, convierten a sus blogs en medios sensibles. Por otra, el propio bloguero aumenta su reputación en la Red (y fuera de ella)».

«Estoy en contra de la profesionalización de los blogs. En cuanto hay dinero por medio, se pierde la espontaneidad».

Sobre el caso particular de los contenidos relativos a la moda y a la belleza, Carlos García Calvo, quien se define, a sí mismo, como un periodista que tiene un blog opina que «no tiene sentido seguir el post de alguien que, en muchos casos, están tuiteando sin ver el desfile. Sobre todo, cuando hay directores de medios y estilistas mucho mejor informados». Sobre si la profesionalización de los bloggers permitiría cubrir esta carencia, Beatriz Miranda, redactora de La Otra Crónica (LOC) y autora del blog y de la novela homónima Sin noticias de Dior, lo tiene claro «estoy en contra de la profesionalización de los blogs. En cuanto hay dinero por medio, se pierde la espontaneidad». Una tercera voz, la de Sylvie Durcudoy, directora de Comunicación de Parfums Christian Dior, afirma que «la prensa continúa siendo una prioridad para las marcas. Sin embargo, estas buscan a las blogueras porque aportan un toque moderno. En todo caso, estas mismas marcas, cada vez son más selectivas».

Periodistas y blogueros se encontrarán y entenderán

Quizás, Jimmy Wales, creador de Wikipedia, haya dado con la tecla para que periodistas y bloggers puedan aliarse para crecer juntos. La herramienta para tratar de conseguirlo se llama WikiTribune, un nuevo medio de información que Wales ha cocreado junto a Orit Kopel, quien fuera directora ejecutiva de Wikipedia en defensa de la libertad de expresión. Esta abogada, con experiencia en defender bloggers represaliados por diferentes estados (China, Irán, Rusia, Turquía…) ha explicado en una reciente entrevista que «WikiTribune tiene como objetivo combatir las noticias falsas y hacerlo a través de un equipo de periodistas profesionales y, cómo no, a través de la colaboración de los lectores que se convertirán en editores y sobre todo verificadores de que lo que se publicamos no son noticias falsas».

«Los contenidos serán abiertos y que, mientras más crezcan las suscripciones y la comunidad de usuarios, más temas y lugares podremos abarcar».

Sobre el modo de operar de WikiTribune, Kopel señala que «los contenidos serán abiertos y que, mientras más crezcan las suscripciones y la comunidad de usuarios, más temas y lugares podremos abarcar. Además, el número de periodistas que contrataremos para editar los textos también crecerá».

Sobre el papel de WikiTribune, Bernardo Posada cree que no debe caer en el error de intentar crear una red de periodistas por todo el mundo. «WikiTribune no tiene por qué tener como objetivo competir con el New York Times. Debería que hacer algo distinto, sustancial para los lectores, libre de la dictadura de los clics gracias. Esto podrían conseguirlo aprovechando el hecho de que los escritores serán la comunidad». Quizás WikiTribune sea ese lugar en el que periodistas y bloggers puedan crecer juntos, ofreciéndonos, a todos, informaciones creíbles… llegadas desde cualquier rincón del planeta ¿Quién sabe?


Fuente: Pepe Varela.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Así que esta discusión para terminar creando una plataforma y venderla. El blogger es más personal y el periodista que tiene un blog para hacer su trabajo es periodismo. Si lo hace en una plataforma de blogs sabrá por qué lo hace. Será para tratar temas más personales, porque se ha quedado sin trabajo o porque trata de hacer cebos para enlazar con sus publicaciones de pago. Pero al fin y al cabo es periodismo. El blogger en sí es creativo, personal, etc. Los que caen en las redes del capitalismo y te hablan de productos que pretenden vender porque se los regalan ellos sabrán. Pero pasan de ser blogger a simples comerciales o telecomerciales, que se ayudan de blogs.

  2. La verdad es que hay quien no sabe diferenciar periodistas de bloguers pero, a mi entender, la diferencia principal es que los primeros se han preparado para informar, y los segundos lo hacemos de forma autodidacta. El periodista no siempre puede dar su opinión libremente, un blog te da libertad total, puedes escribir de moda, viajes y al día siguiente de cocina, tu pones las reglas. Otra cosa es hablar de intrusismo laboral, y estaríamos en terrenos pantanosos.

  3. No advierto diferencias sustanciales excepto que en la prensa quizá la censura, propia o ajena, tenga mayor protagonismo que en el caso del blog, “libre de impuestos” o, mejor dicho, de imposiciones ciertas o presentidas. Yo soy columnista semanal en prensa escrita y además tengo un blog. Lo segundo me permite una mayor espontaneidad… Sin embargo, quizá sea una percepción subjetiva que no pueda generalizarse.

  4. Yo soy bloguer y periodista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: