Cómo mejorar tu ánimo por medio de la decoración

¿Sabías que nuestra mente responde a los espacios o decoración, cambiando el estado de ánimo y la percepción de nuestra realidad? Así, un ambiente propicio puede fomentar la calma y felicidad, mientras que un espacio percibido como agobiante puede incluso incrementar el estrés y la intranquilidad.

Por eso, el diseño de interiores nos ofrece un medio para crear sentimientos de felicidad, comodidad, seguridad, romance y orgullo en el hogar. Hacer cambios en el diseño y la decoración puede lograr rápidamente una diferencia positiva.

Claro que hacer esto por nuestra cuenta puede ser abrumador… ¡Hay tanta opciones! Por esta razón, trabajar con diseñadores profesionales que entienden lo que quieres y saben cómo lograrlo puede ser la mejor opción para mejorar tu espacio y personalizarlo para cubrir tus necesidades.

Decorar para sentirnos mejor

Desde los planos arquitectónicos hasta los pequeños detalles finales, cada elemento contribuye a nuestro estado de ánimo, y puede estar en nuestras manos adaptar nuestros espacios a los sentimientos que queremos fomentar.

Colores

Los colores son una de las modificaciones más sencillas cuando de decoración se trata. Algo tan simple como pintar una pared o dos pueden cambiar completamente cualquier espacio. Los colores cálidos como el rojo, el naranja y el amarillo, dan energía y activan la mente; por esta razón son excelentes colores para los lugares donde queremos desarrollar actividades vigorosas.

 

Por otra parte, los tonos más fríos como el azul, el morado y el verde funcionan bien en espacios donde se desee fomentar la calma y disipar la ansiedad, por lo que son los predilectos para dormitorios y salas de estar. Finalmente, colores neutros como el gris, el blanco y el beige fomentan la concentración, haciéndolos una buena elección para bibliotecas y laboratorios.

Iluminación

La iluminación es uno de esos elementos que muchas veces solo pueden cambiarse desde los planos arquitectónicos o haciendo reformas importantes, como tirando una pared o ampliando una ventana demasiado estrecha. Las vistas al exterior son muy beneficiosas para la salud: estudios científicos han comprobado que tienen efecto sanador en convalecientes. Por esto mismo, conviene siempre tener vistas a áreas verdes al menos en un par de habitaciones.

Si buscas una renovación menor, un arreglo fácil puede ser echar un vistazo a las lámparas y focos de luz: al permitir una buena iluminación, se facilita la concentración y la claridad mental, tranquilizando y calmando el ánimo.

 

Detalles finales

Los cambios decorativos menores también pueden tener un gran impacto en tu ánimo. Un arreglo fácil puede ser revestir una pared con terminaciones rústicas de madera o que imite madera, dando sensación de calidez y calma.

Por otra parte, colocar plantas y detalles en verde en lugares estratégicos de tus ambientes puede dar nueva vida a cualquier ambiente, reduciendo el estrés y mejorando la concentración.

Finalmente, es importante reconocer la importancia de la organización personal. Ninguna decoración puede tener efectos positivos sobre nuestros ánimos si estamos agobiados por el desorden. Para resolver esto, existen muchas opciones de organizadores en el mercado que pueden adaptarse a nuestro gusto particular.

¿Por dónde empezar?

Para cambiar tu vida, a veces solo es necesario un poco de pintura y mucha creatividad. Con estos consejos puedes sentirte confiado y comenzar por fin a decorar tus espacios, según tus gustos y necesidades. ¿Tienes un espacio pequeño? Consigue una solución de almacenamiento y pinta las paredes de colores claros. ¿Quieres fomentar la calma en el dormitorio? Un juego de cama en azul oscuro ayudará a dejar los problemas en la puerta.

Poco a poco, verás que tus espacios pasan a ser realmente tuyos. Si todo esto parece un poco excesivo, tal vez sea buena idea consultar con expertos. Los profesionales de la construcción y diseño, como los de GETECO, podrán entender qué quieres conseguir de tus espacios y te facilitarán el camino para lograrlo.

Una casa bien decorada no solo deja saber a todos los visitantes el buen gusto y las inclinaciones del anfitrión, sino que realmente puede ser un remanso de paz donde podemos ser nosotros mismos. Al hacer que nuestros espacios funcionales, podemos vivir mejor, ser mejores y sobre todo, ser más felices.

.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Scarlet C dice:

    Hola, sin duda que el ambiente influye en nosotros, los colores, las formas, el estilo de colocar muebles, los lugares de los espejos.
    Me interesó mucho lo que he leído aquí, justo cuando estoy pensando en cambiar, sobre todo la textura de mis paredes y sus colores. Saludos

  2. Stella dice:

    Muy ajustado este post. Los colores y la luz, nos ayudan en el diario vivir….Si le agregas la limpieza y el orden logras milagros

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: