El árbol plantado por Trump y Macron, que se supone simboliza su amistad, está muerto.

Irónicamente, el roble plantado en la Casa Blanca por Donald Trump y Emmanuel Macron, símbolo de su amistad, ya está muerto …

Una imagen simbólica, un gesto que era igual de grande. En abril de 2018, Donald Trump recibió a Emmanuel Macron en la Casa Blanca. Para mostrar a las cámaras que su relación era buena, los dos presidentes, acompañados por sus esposas, plantaban un roble en los jardines.

Se suponía que este roble simbolizaba su amistad, su comprensión, entre un presidente escéptico del cambio climático y otro que se posicionaba como el primer defensor del medio ambiente en ese momento.

Como símbolo, parece que el roble no sobrevivió mucho tiempo. De hecho, éste había sido ofrecido y traído por Macron al suelo estadounidense y como «para cualquier organismo vivo importado en los Estados Unidos», se lo había puesto rápidamente en cuarentena.

Teniendo que haber sido replantado rápidamente, nunca lo fue, y murió en su cuarentena. Una muerte que simboliza las tensiones diplomáticas, cada vez más flagrantes, entre Donald Trump y Emmanuel Macron.

Síguenos
error

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Como símbolo no puede ser más diciente. Aunque también habría que echarle la culpa al jardinero que no lo supo cuidar.

  2. EUR dice:

    Quizás el jardinero no cobra puntualmente 🙂
    Saludos,
    Antonio

  3. Leyla dice:

    Y asi, casi todo lo que toca

Responder a EUR Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *