EL Camino de Santiago desde Sarria

Hay viajes que hay que hacer al menos una vez en la vida, sobre todo aquellos que además de una experiencia física, de contacto con otros lugares, otra gente, otras culturas y otras maneras de entender el mundo, suponen un viaje interior, un redescubrimiento de nuestra propia esencia, un careo con el yo que tenemos olvidado. En ambos sentidos, nada como realizar el Camino de Santiago.

Realizar el Camino de Santiago es algo que todos deberíamos realizar en algún momento de nuestra vida, sin importar de dónde seamos, pues miles son los peregrinos los que acuden cada año a realizar este hermoso viaje desde distintos lugares del mundo. Agencias como Santiago ways facilitan la organización de esta experiencia para cualquiera, pero sobre todo para aquellos que vienen de fuera de nuestras fronteras, sin ser la barrera idiomática un problema, pues pueden consultar toda la información, por ejemplo en inglés, a través del enlace que acabamos de dejar en este mismo párrafo.

Los principales escollos a los que nos enfrentamos la mayoría de las veces para postergar esta vivencia tan enriquecedora  son la falta de tiempo o que son demasiados kilómetros y necesitamos una buena formación física para completarlo. Estos pensamientos normalmente vienen de una falta de información, pues existen infinidad de alternativas que se ajustan tanto a los días disponibles como al estado de forma de los peregrinos.

Una de ellas es la ruta Sarria to Santiago que consta de unos 114 kilómetros para llegar desde Sarria to Santiago de Compostela, nuestro destino final cuando alcancemos la catedral. Esta ruta es posible realizarla en una semana, dependiendo del tiempo del que dispongamos y de nuestra capacidad para aguantar más o menos kilómetros en cada etapa, pero que está considerada como de nivel medio bajo, para cualquier iniciado que crea que no puede aguantar demasiado ejercicio físico en ruta.

Esta ruta es muy popular y pertenece al Camino de Santiago Francés, suele ser, como decimos, aquella que escogen los peregrinos que se inician por primera vez en esta experiencia, y es que lo más habitual, una vez que hayas probado, es que vuelvas a repetir y te plantees hacer diferentes rutas de entre todas las posibles, para disfrutar aún más de la experiencia de un camino definido por los propios peregrinos como mágico.

Motivos para elegir la ruta Sarria hasta Santiago de Compostela

Hay varios motivos que hace que las principales agencias expertas en organizar el Camino de Santiago para que los peregrinos solo tengan que preocuparse de disfrutarlo aconsejen esta ruta.

El primer motivo, como ya hemos mencionado, suele ser que es una buena toma de contacto para aquellos que son inexpertos, pues no tiene una dificultad excesiva y es una de las rutas más amables.

El segundo como también hemos señalado, que la falta de tiempo aquí es un problema menos por ser el recorrido más corto, siendo el último punto desde el Camino francés desde el que podemos optar a la ansiada Compostela. Esta ruta puede realizarse en una semana, incluso menos.

Otro de los motivos es que es muy popular, y al estar más concurrido hace que desaparezca el temor que tienen muchos peregrinos, sobre todo aquellos que deciden vivir esta experiencia solos, de sentirse desamparados en caso de necesitar algún tipo de ayuda. El Camino, por su parte, está perfectamente señalizado y no te perderás, y si has contratado con una agencia como la recomendada en el enlace, siempre podrás recurrir a ella.

Otro buen motivo para aquellos que deciden hacerlo en familia es que es un recorrido apto para niños. Si quieres unas vacaciones diferentes, este recorrido es el más adecuado para tus hijos, podrás realizarlo a pie o en bicicleta.

Otro factor importante es su infraestructura que lo hace muy accesible para distintos tipos de peregrinos con distintas capacidades, forma física y edad. De hecho, esta ruta es apta para personas con movilidad reducida siempre que vayan acompañadas por alguna persona de confianza. En relación a su gran infraestructura, es una de las rutas en que podemos encontrar más servicios: supermercados, bares, tiendas de souvenirs, restaurantes, etc.

¿En cuántas etapas se puede hacer esta ruta?

Desde Sarria, únicamente nos separan 114 kilómetros hasta Santiago de Compostela, pero para muchos la pregunta es cuántos días necesitan para poder recorrerlos, pues el tema de los días disponibles suele ser un factor muy a tener en cuenta.

Como ya hemos comentado, se puede realizar en una semana, siendo posible realizarlo también en menos tiempo y dividirlo de este modo 4, 5 o 6 etapas. Lo más habitual es realizarlo en 5 etapas, pero los más atrevidos o que se encuentren en mejor condición física puede dividirlo en 4 y para las familias con niños o para las personas de edad más avanzada es mejor realizarlo en 6 para que no resulte tan duro, pues la cuestión es disfrutar todo lo posible del entorno y del encuentro que se sucede, invariablemente, con uno mismo.

Texto: Manuel Israel Guerra Díaz

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Sin duda, el Camino no es un camino, sino el camino. Y como digo en uno de mis posts:

    Una primera vez, como en el amor, no basta.

    … El peregrino(a) tarda en darse cuenta de que el Camino es como una ortiga que te pica y se enreda en las piernas y en los pies y se lía por el alma y las tripas y te deja aprehendido de por vida. Quedándose cosido uno del mismo modo que las grapas en los corazones de papel, en un éxtasis de enamoramiento en el que tiemblan hasta los mocos. Y esos síntomas algunos lo llaman “mono” aunque yo jamás vi orangutanes por esas tierras, más bien se deben referir a lo que es bello y hermoso.
    Y sin querer desliarse de este encantamiento amoroso, se enrola el peregrino(a) como si el camino fuese un océano y él mismo un capitán de navío. Y va y viene como el barco al puerto, porque nunca el puerto fue a buscar al barco (a menos que el puerto estuviese también enamorado). Por eso se vuelve. Porque se da uno la vuelta deseando haber olvidado cualquier cosa en el Camino. Añorando que este nos llame por nuestro nombre y nos recuerde y reconozca. Porque si no se olvida nada se deja algo adrede. Por eso se vuelve. Porque uno no está perdido pero quisiera perderse. Y aunque esa marcha sea como la de los cuentos, «por siempre jamás». Porque lo que el Camino da es lo que uno deja y en cierto modo nos falta y nos sobra misma cosa, por eso que hemos aprendido a darla sin decirlo. Con todo ello la adicción explota; primero en los pies, luego en las piernas y va subiendo hasta el corazón que se empapa del orvallo hasta empatizar con la tierra almibarada de pisadas. Y de ahí hasta dilatar la mente para regresar de nuevo a la cavidad que late y dejarla abierta, repleta y colmada. Por todas esas cosas y algunas más, se regresa al Camino de Santiago.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: