El ‘niño con cara de perro’ ruso

Fedor Jeftichew tenía una enfermedad rara: hipertricosis. Obtuvo fama en el siglo XIX como un fanático del circo, mostrando su condición inusual al público. El productor del programa incluso hizo gruñir al pobre niño, lo que llevó a los medios a llamarlo «Jo Jo, el niño con cara de perro».

Hoy en día, las diversas causas de la hipertricosis (vellosidad excesiva), una enfermedad genética rara, son bien conocidas y van desde la alteración hormonal hasta el mal funcionamiento del sistema nervioso. Pero, en el siglo XIX, no había explicación para ello. O mejor dicho: el atavismo, es decir, la reversión a una forma ancestral, según la cual se creía que las personas “peludas” estaban más cerca de los animales. A estos individuos, cuya cara, cuello, hombros y espalda enteros a menudo estaban cubiertos de pelo, se les llamaba «gente de perros».  

El Diccionario Enciclopédico Brockhaus y Efron, publicado en la Rusia Imperial a fines del siglo XIX, cita a dos víctimas de esta aflicción por su nombre: Adrian Jeftichew y cierto niño Fedor Petrov, que vivía con él. “Tanto Jeftichew como Fedor tienen el pelo largo y suave que cubre la frente, la nariz y las orejas”, se lee en la entrada.  

Gente peluda de Kostroma

Adrian Jeftichew y Fedor Petrov nacieron en pueblos vecinos cerca de la ciudad de Manturovo en la región de Kostroma, según el museo de historia local . Adrian estaba casado y tenía dos hijos, pero murieron jóvenes (no se sabe si también sufrieron de hipertricosis). La noticia de la apariencia inusual de Adrian se extendió como la pólvora por todo el país, incluido Moscú, donde los antropólogos se interesaron científicamente por él. 

“Toda la cara de Jeftichew, sin excluir los párpados y las orejas, estaba cubierta de pelo fino, desgreñado y sedoso de un color ceniza claro, de medio dedo o más”, describió el zoólogo Fedor Brandt a Adrian.

Share

One thought on “El ‘niño con cara de perro’ ruso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: