0 2 mins

Si mantienes los ojos bien abiertos, puedes encontrar un poco de magia incluso en los lugares más comunes. El dúo creativo Daniel Rueda y Anna Devís lo demuestran a través de sus encantadoras fotografías que incorporan ilusión y paisajes, particularmente arquitectura. Cada imagen se siente como si fuera parte de un conjunto cuidadosamente construido. Pero, en realidad, es el buen ojo de Rueda y Devís el que se da cuenta de los detalles arquitectónicos que solo piden su toque lúdico. Un curioso agujero de forma cuadrada en una fachada, por ejemplo, es «remendado» por Devís, quien aparece en la foto sosteniendo una pieza para encajar en el rompecabezas.

Tanto Rueda como Devís tienen experiencia en arquitectura, y ha dado forma fundamentalmente a su forma de ver el mundo. Además de notar los detalles más finos de una estructura, también los hace muy conscientes de las historias que los edificios pueden contar. Planifican sus rodajes en consecuencia y, a veces, hacen sus propios accesorios para dar vida a estas narrativas. Esto es más evidente en sus imágenes menos enfocadas arquitectónicamente que tienen un tratamiento más ilustrativo.

Independientemente del tema, las imágenes resultantes son caprichosas y elegantes, todo mientras parecen engañosamente simples de lograr. Esto es por diseño. «Hemos aprendido que lograr este nivel de simplicidad es realmente muy complicado», dijo el año pasado, «¡lo que hace que el proceso de creación de cada imagen sea una aventura completamente diferente y única!»

Deja un comentario