0 2 mins

Arbugaeva (n. 1985) creció en la apartada ciudad portuaria de Tiksi en la orilla del mar de Laptev, Rusia y, aunque ahora tiene su residencia en Londres, sigue estando profundamente conectada con su lugar de nacimiento. Su trabajo a menudo se ubica dentro de la tradición del realismo mágico, y su enfoque combina estilos documentales y narrativos para crear una iconografía visual distintiva arraigada en la experiencia real pero que resuena con la fábula, el mito y el romanticismo. 

Cada grupo de imágenes revela tanto la fragilidad como la resistencia de la tierra ártica y sus habitantes, iluminando las conexiones entre la naturaleza, el cielo, la tierra, la luz y la oscuridad y exponiendo las amenazas que genera el cambio ambiental. Sus imágenes, como una joya, compuestas con precisión, brillan con un rico color de otro mundo, se erizan con la energía eléctrica pura del clima y muestran la tranquila intensidad de vidas que se manifiestan en la soledad y los extremos.

Deja un comentario