La probabilidad de que el satélite ROSAT caiga en España es del 0,2%

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) –

La probabilidad de que el satélite alemán ROSAT, que caerá en La Tierra durante este fin de semana, impacte en algún lugar de España es tan sólo del 0,2 por ciento, según estimaciones de la compañía aeroespacial Deimos recogidas por Europa Press.

Aproximadamente 1,6 toneladas del satélite no se desintegrarán al atravesar la atmósfera debido al material con el que fue construido e impactarán en algún lugar del globo terráqueo durante el fin de semana, aunque lo más probable es que lo hagan en el océano debido a que tres cuartas partes de La Tierra están compuestas por agua, según ha explicado a Europa Press el director general de Elecnor Deimos, Miguel Belló.

Expertos de Deimos han calculado las 7.30 horas de este domingo como el momento más probable de que el satélite caiga en el océano Pacífico, al sur de Hawai y al norte de la Polinesia francesa, aunque advierten de que existe un abanico de cuatro o cinco horas antes y después de esa estimación en las que ya podría impactar en algún lugar de la Tierra.

Es durante ese periodo cuando el aparato, en su recorrido, pasa por diferentes puntos del territorio español. Este sábado a las 21.04 horas pasará por Canarias atravesando Tenerife, “y ahí ya podría caer”, reconoce Belló insistiendo sin embargo en que la probabilidad es muy pequeña.

DOS MINUTOS SOBRE LA PENÍNSULA

Ya este domingo el satélite volverá a pasar por la Península a las 12.50 horas por Galicia, aproximadamente sobre A Coruña y Ferrol, y a las 18.56 horas entrará por la frontera con Portugal en La Guardia y atravesará la Península pasando sobre Ciudad Rodrigo, Jaraiz de la Vega, Navalmoral de la Mata, entre Ciudad Real y Puertollano, y saldrá por Almería a los dos minutos.

Belló ha precisado sin embargo que estas estimaciones son muy variables porque la trayectoria del satélite depende de muchos factores, sobretodo de la actividad solar que puede subir o bajar en las próximas horas.

CIENCIA

El satélite alemán Rosat entró en la atmósfera pero se ignora el lugar de su caída

Fuera de servicio desde 1999, se considera que la mayor parte del objeto de 2,5 toneladas de peso se desintegró

EFE / BERLÍN
Día 23/10/2011 – 08.47h

El satélite de rayos X alemán Rosat, fuera de servicio desde 1999, entró este domingo en la atmósfera terrestre, aunque se desconoce si, tras desintegrarse, alguna de sus partes cayó sobre la Tierra y el lugar donde eventualmente se produjo el impacto.

El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) informó este domingo de que el satélite entró en la atmósfera de la Tierra entre las 03.45 horas (01.45 GMT) y las 04.15 horas (02.15 GMT), donde debió desintegrarse la mayor parte del objeto de 2,5 toneladas de peso. Poco antes el DLR descartó desde su central en Colonia, al oeste de Alemania, que los restos del satélite pudieran caer sobre Europa, África o Australia.

En los últimos días los técnicos del Centro Aeroespacial Alemán habían insistido además en que las posibilidades de que algún componente del satélite llegara a producir daños al caer en la Tierra eran mínimas. Definir el lugar exacto del impacto resultaba complicado, principalmente por la elevada velocidad del Rosat -una vuelta completa a la Tierra dura sólo 90 minutos-, así como por la rotación de nuestro planeta sobre su propio eje.

Los expertos tan sólo pudieron precisar que el Rosat caería sobre la Tierra entre los 53 grados de latitud norte y los 53 grados de latitud sur. Durante su misión, entre 1990 y 1999, el Rosat, de casi 2,5 toneladas de peso, giró alrededor de la Tierra en un una órbita elíptica a una distancia de entre 585 y 565 kilómetros de la superficie terrestre.

Desde que fue puesto fuera de servicio, el satélite alemán perdía altura continuamente debido a la fricción con la atmósfera terrestre, de manera que a principios de septiembre pasado la distancia con la Tierra se había reducido hasta unos 290 kilómetros.

Cuando el Rosat entró en la atmósfera a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora, el satélite se rompió previsiblemente en pedazos y la mayor parte se desintegró debido al extremo calor generado por el rozamiento.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Inline
Inline