Los primeros aviones eléctricos

El pasado año conocíamos a la empresa Eviation. Una iniciativa enmarcada dentro del programa de Movilidad de la NASA, que presentaba su idea de producir uno de los primeros aviones eléctricos del mercado. Un modelo con capacidad para 9 pasajeros y autonomía de más de 1.000 kilómetros cuya intención era ponerse en marcha en 2021.

Uno de los grandes retos era encontrar un tipo de batería capaz de soportar los elevados niveles de seguridad exigidos en este tipo de aplicaciones. Y la respuesta ha llegado como suele ser habitual, desde Corea del Sur.

El fabricante coreano Kokam ha sido el seleccionado para convertirse en suministrador de baterías para el Eviation Alice. Un importante acuerdo que facilita el afrontar una nueva fase donde se buscará el desarrollo de los primeros prototipos funcionales. Un momento clave del proyecto.

En cuanto a la explicación a la elección de una marca como Kokam, no tan conocida como sus vecinos de LG o Samsung, desde Eviation se ha indicado que precisamente sus dimensiones permiten poder trabajar de una forma más cercana para lograr el diseño de una batería que se adapte perfectamente a este tipo de aplicaciones.

Según Omer Bar-Yohay, director ejecutivo de Eviation “Si fuésemos a Panasonic o LG para esta aplicación, donde necesitamos un tamaño de celda concreto, posiblemente se reirían por el pequeño número de unidades que les compraríamos. No suficientes como para justificar un pedido a medida como el acordado con Kokam.”

En cuanto a la propia batería, esta se formará por una total de  9.400 celdas que estarán distribuidas por todo el avión, incluyendo el techo, el suelo, las alas y contará con un peso de 3.8 toneladas con una capacidad que rondará los 1.000 kWh.

Se estima que el avión eléctrico Eviation tendrá una autonomía de 650 millas náuticas, unos 1.200 kilómetros, que supone incluso mejorar las cifras de modelos convencionales de similares características, como el  Cessna Caravan. En cuanto al tema económico, según sus diseñadores se espera que tendrá un precio de algo más de 2 millones de dólares, de nuevo similar al Cessna, pero además contará con un coste operativo mucho menor al usar motores eléctricos.

Alcanzará una velocidad de 445 km/h (240 nudos) en crucero a una altura de 3.048 metros (10.000 pies), gracias a sus 3 motores de hélice totalmente eléctricos y su potencia conjunta de 280 kW en su fase de crucero, y que estarán ubicados específicamente en las puntas de ala y la cola, para reducir la resistencia aerodinámica.

Pero una cosa es la teoría, y otra la realidad. Para ello será necesario poner en marcha los primeros modelos demostrativos que según Eviation estarán listos a finales de este mismo año, estando programados los vuelos inaugurales durante el Festival Aéreo de Paris que se celebran a medidos de 2019 en la capital francesa. Un proceso que necesitará una importante aportación económica que se estima podría llegar a los 100 millones de dólares.

Sin duda es una cantidad considerable para una empresa pequeña y desconocida. Pero la tendencia de la aviación eléctrica está en pleno ascenso y se espera que el capital fluya de forma cada vez más importante lo que permitirá que las primeras startups logren pasar a la fase de desarrollo, lo que ayudará a mostrar el potencial de electrificación de todo el sector.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: