Motivos para conocer las ruinas mayas mágicas de Coba

Las Ruinas Mayas de Cobá ubicadas en México es uno de los lugares más importantes donde fue tallada parte de la historia humanidad. Actualmente es uno de los sitios más convocantes de turistas que se acercan a ver las espectaculares obras arquitectónicas que dejó esta gran, civilización antes de su extinción. (Para más información sobre Cobá ingresa a este sitio).

 

Cobá es uno de los lugares del planeta que suele congregar una gran cantidad de personas durante todo el año debido a que es la región por excelencia para descubrir y conocer el legado de una de las culturas que escribió nuestra historia americana.

El nombre Cobá tiene varios significados, entre ellos, el de “Aguas agitadas por viento”, debido a que su ubicación geográfica está aproximadamente a dos horas y media de Cancún y cuatro lagos naturales. Según historiadores, estas aguas le dieron origen de Cobá.

Varias de las estructuras de Cobá y edificaciones que conforman su amplio espacio verde todavía se encuentran cubiertos por la vegetación, lo cual se han dado un condimento de dar ganas de visitar la ciudad por la sensación de permanecer en una jungla. Sobre estas tierras aún son material de excavación, debido a que han estado siendo investigadas por siglos.

De hecho, en Cobá todavía yacen grandes cantidades de zonas arqueológicas que estiman que todavía no fueron descubiertas. Este aspecto capaz hace diferenciar a Cobá de sus zonas lindantes como Chichen Itza o Tulum, lugares que sí han sido interactuados por los científicos para mitigar más sobre los orígenes de la cultura maya y conocer sus rasgos.

Conocé las ruinas de Cobá

Habitada por una red de caminos prehispánicos, que de acuerdo con lo aportado por especialistas, fueron construidos en los siglos VII y VIII y ubicada entre lagos, Cobá se encuentra llena de monumentos de piedras esculpidos, en los que los antiguos mayas registraron varios hechos relacionados con la elite gobernante, entre los siglos XII y XV.

Además, los relatos de quienes tuvieron la oportunidad de conocer Cobá describieron que durante los distintos caminos que se diseminan por todo Cobá puede observarse que los investigadores han tratado de no alterar el escenario original dejado por la cultura. El objetivo, podemos pensar, que alterar lo menos posible el hábitat maya.

En ese sentido, mientras se camina hasta la gran Pirámide de Nohoch Mul, que mide 42 metros de alto se pueden ver palacios, varias canchas de pelota, pirámides que representan templos de menor tamaño pero no así para nada disimuladas.

Respecto al imponente templo, los guías recomiendan que su expedición sea realizada por la mañana, debido a que escalarla su torso conlleva un gran trabajo y su empinada pronunciada ha sido ubicada estratégicamente por los antiguos mayas para que los rayos intensos del sol se vean reflejados en el centro del templo.

Por ese motivo, cuando el sol comienza a trasladarse al centro de las primeras horas de la mañana, la temperatura comienza a aumentar y si hace imposible poder experimentar la magnífica aventura de escalar esta monumental pirámide construida por el https://lahistoriamexicana.mx/antiguo-mexico/cultura-maya“>antiguo imperio Maya.

Sin dudas, al visitar esta jungla lleno de historia nos veremos inmerso en una sensación de encontrarnos en un tour al mejor estilo de la película Indiana Jones. Es que no podrás dejar de hacer volar la imaginación al pensar todo aquello podría llegar a haber debajo de los verdes montes tapados por tierra, ramas, flores plantas y posiblemente otras ruinas.

Por su parte, según la información detallada por especialistas, el yacimiento arqueológico de Cobá se extiende en unos 70 kilómetros cuadrados y una red de 45 sacbés, los cuales comunica a los diversos sitios del lugar con otros pueblos menores.

¿Qué son los sacbés de la ciudad de Cobá?

Son los denominados “caminos blancos” que todavía puede ser hallados en zonas arqueológicas como Cobá, Chichén Itzá, y https://es.wikipedia.org/wiki/Dzibilchalt%C3%BAn_(zona_arqueol%C3%B3gica)”>Dzibilchaltún. “Sacbé” (o “sacbeob” en plural) viene se desprende del vocabulario maya “sac” (blanco) y “bé” (camino).

Hacen alusión al típico camino recto de entre 4 y 20 metros de ancho y hasta 300 kms. de largo, según la información otorgada por los turistas y que es recolectada cuando conoces el lugar, transitando esas tierras.

Además, estos caminos suelen ser elevados, aproximadamente de un metro sobre el nivel del suelo, y pavimentado con “sascab”, el polvo de piedra caliza que se encuentra en la península de Yucatán, donde está ubicado Cobá.

Según lo acercado, los Mayas solían colocar al costado de estos caminos las piedras más grandes, mientras que en el medio las más pequeñas para aplanar dichos caminos.

Puntualmente, los sacbés fueron vías de comunicación entre los pueblos para conectar plazas y templos dentro de las principales ciudades del actual territorio de México.

Otra de las funciones que cumplían los sacbés era contribuir a conservar el vínculo social, religioso, político y económico entre las comunidades vecinas que dependían de ellas. Incluso, en algunos casos, llegaron a funcionar como como vías hidráulicas.

Debido a que los sacbés actuaban como corredores de comunicación, solían comunicarse de un pueblo a otro a pie por las noches para no tener que padecer las altas temperaturas del clima de la península de Yucatán.

Actualmente, un ejemplo de esos caminos que podemos encontrar en Cobá es el que une al Castillo de Chichén Itzá con el Cenote Sagrado, otro en Dzibilchaltún que se comunica con el Templo de las Siete Muñecas con la plaza principal.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: