Neurotransmisor y cuerpo interactúan reaccionado mutuamente. Neurotransmitter 3000

Convertirse en parte de las cosas que crea: ese es el objetivo del artista y diseñador Daniel de Bruin.

Créditos: Daniel de Bruin

La frecuencia cardíaca, tensión muscular, temperatura corporal, orientación y la gravedad del artista se analizan y se trasmiten a los movimientos de la máquina. El neurotransmisor y el cuerpo del artista interactúan y reaccionan mutuamente. La primera fase del proyecto se inició cuando se graduó en la Universidad de Arte de HKU, Utrecht en 2015. Desde entonces, Daniel de Bruin ha estado trabajando para refinar el control de la máquina con datos biométricos.

Daniel de Bruin: «Mi convicción de seguir involucrado personalmente en el proceso de creación de objetos me ha llevado a crear el «Neurotransmisor 3000». Este es un artilugio de 7 metros de altura del que literalmente soy parte. Una máquina que he construido yo mismo, pero sus límites son desconocidos, incluso para mí. El neurotransmisor está siendo controlado por mis propios datos biométricos. Al colocar sensores en mi cuerpo, puedo enviar los datos a la máquina. La frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, la orientación / gravedad y la tensión muscular se miden y traducen a variaciones en el movimiento. De esta manera, el neurotransmisor reacciona a mi cuerpo, y mi cuerpo reacciona a la máquina

Créditos: Daniel de Bruin
Neurotransmisor 3000 el neurotransmisor reacciona al cuerpo, y el cuerpo reacciona a la máquina
Créditos: Daniel de Bruin
Créditos: Daniel de Bruin

Cuanto más valiente eres, más rápido va

El Neurotransmitter 3000 suena como una máquina de tortura futurista que un científico europeo imaginó en un laboratorio en algún lugar misterioso.

¡Claramente, eso es exactamente lo que es!

Créditos

Daniel de Bruin
Con el apoyo de STRP Biënnale (NL)

La ayuda de Bas Bakx y Pim Keunen

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: