Pagando sus impuestos con 725 kilos de monedas

Nick Stafford, un residente de la ciudad estadounidense de Lebanon, Virginia (EE UU), llevó al Departamento de Transporte cinco carretillas con cerca de 300.000 monedas a cuenta de los impuestos no pagados, según Bristol Herald Courier. O-O El Tío Gilito es un aprendiz al lado de este ahorrador.

El caballero decidió dar una lección a los funcionarios locales. Durante mucho tiempo, Stafford intentó averiguar cómo tenía que pagar las tasas de dos nuevos coches adquiridos para la familia. Sin embargo, los representantes del departamento no le proporcionaron suficientes datos, lo que, según el ‘Sr. Cerdito’ (por eso de las huchas y tal), va en contra de la Ley de Libertad de Información.

Ellos van a seguir causándome problemas, así que voy a asegurarme de que también se sientan incómodos“, indicó Stafford en una entrevista.

Un calco del Tío Gilito.

Después de varios meses de tira y afloja, demandó al citado departamento pero el juez desestimó la denuncia, alegando que un representante del fiscal general del estado entregó a ‘Mr. Penny’ una lista de números de teléfonos para ponerse en contacto con las oficinas del organismo.

No contento con el dictamen del magistrado, Stafford comprobó que el impuesto que tenía que pagar ascendía a 3.000 dólares (2.850 euros), así que se fue a su banco indicó que quería 300.000 monedas de un centavo, las cargó en cinco carretillas y las llevó en su camioneta al departamento. Once funcionarios estuvieron unos cuantas horas contando la ‘farónica cantidad de cobre’. La venganza es un plato que se sirve frío.


 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Aquileana dice:

    Esta historia es genial… roza el surrealismo… qué buena lección! 😉
    Lo mejor para vos!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Inline
Inline