Princesa saudí intenta hacer un simpa de un hotel de lujo de París… con su séquito de 60 sirvientes

¿Recuerdan aquellos cuatro australianos que saltaron en paracaídas de la azotea de un bar de Melbourne para no pagar la dolorosa? Pues aquel ejemplo de simpa épico puede ser un juego de niños si lo comparamos con el que intentó la princesa saudí Maha al-Sudairi en uno de los hoteles más lujosos de París, el Shangri-La.

El pasado 1 de junio, la cuenta de la princesa ascendía a 6 millones de eurosPecata minuta, teniendo en cuenta que la moza tenía reservadas 41 habitaciones de una de las plantas del hotel, en el que se alojaba con su séquito de 60 sirvientes. Los empleados del hotel llamaron la atención varias a la huésped sobre la creciente cuantía de la minuta, comentarios a los que la interfecta se mostraba esquiva.

Finalmente, el sábado Maha al-Sudairi decidió cortar por lo sano y poner en práctica un movimiento tan viejo como las posadas: salir de estranjis en la mitad de la noche.

Pero, claro, no es lo mismo darse a la fuga uno solo con una maleta, que emprender la gran evasión, con 60 sirvientes, varios centenares de maletas y una flota de limusinasesperando a la puerta para recoger a unos y otras. Eran las 3 y media de la mañana cuando el portero de noche del hotel llamó a la policía para detener a tan ostentosa comitiva.

Lo normal en estos casos es que los oficiantes del simpa acabaran la noche entre rejas, pero resulta que la princesa tiene inmunidad diplomática, en su condición de ex mujer del príncipe Nayef bin Abdulaziz, el segundo en la línea de sucesión al trono saudí, de modo que la policía sólo pudo avisar a la embajada de Arabia Saudí para pedir ayuda.

Maha, que de maja no tiene nada, cuando fue detenida en EEUU por arrear a uno de sus esbirros.

Entre tanto, la caravana del simpa consiguió “asilo económico” en otro hotel de lujo, el Royal Monceau, en los Campos Elíseos. El dueño del alojamiento es el emir de Catar, amigo personal de la familia real, que en principió ofreció una estancia gratuita a Al-Sudairi y los suyos, pero luego se arrepintió: “la princesa entró en el Shangri-La el 23 de diciembre de 2011 y había generado gastos de un millón de euros al mes”, informa Yahoo!

No es la primera vez que la princesa saca los colores a la casa real por un quítame allá estas facturas. En junio de 2009, Maha se acogió a la inmunidad diplomática para evitar pagar 18 millones de euros en vestidos, incluyendo 80.000 euros en ropa interior. Treinta de los más exclusivos modistos de París tienen a la manirrota princesa en su lista de acreedores. El propio rey Abdullah, que no es precisamente un apóstol del downsifting, ordenó cerrarle el grifo tras las enormes deudas que le llegaban de su exnuera en su periplo por el mundo.

Visto en Daily Mail , Yahoo!  y http://blogs.republica.com/republica-insolita/2012/06/20/simpa-saudi/
Por su parte:
-El simpa más peligroso: cuatro hombres saltan desde un rascacielos en paracaídas para no pagar la cuenta
Cinco ‘simpas’ épicos
El emperador del simpa es condenado al ostracismo
Un simpa de 80.000 euros en la discoteca de Briattore

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: