¿Qué lleva un montañero veterano en la mochila?

Para una escalada de 19 días en el monte Hunter, Alaska, el explorador ártico Lonnie Dupre lleva 27 kilogramos de comida, provisiones y equipamiento, gran parte del cual vemos en la foto. Usa básculas para controlar el peso.

¿Qué llevas en tu mochila? Si eres Lonnie Dupre, llevas unos 25 kilos de provisiones esenciales para la supervivencia.

«Intentar transportar suministros para 19 días no es tarea fácil. Requiere sopesar todo lo que llevas», afirma Dupre, un legendario explorador del Ártico y alpinista que en enero de 2015 se convirtió en el primer escalador en alcanzar en solitario la cumbre del monte Denali, Alaska.

En octubre de 2016, el laureado de Rolex dejó su casa de Minnesota para emprender una expedición de cinco semanas al Himalaya, donde formó parte de Vertical Nepal, un equipo de escalada de seis personas que intentaron el primer ascenso al Langjiu, de 6.365 metros, en el remoto valle de Tsum. Al regresar, a mediados de noviembre, se preparó para el primer intento de escalar en invierno el monte Hunter, en Alaska.

Escalar ligero es fundamental para Dupre, que pesa 68 kilos, por lo que puso un límite de 25 kilos en su mochila cuando escaló el monte Hunter, considerado uno de los picos norteamericanos de 14.000 pies (4.267 metros) más difíciles de escalar.

Dupre en un sendero cerca de su casa en Grand Marais, Minnesota.

«El combustible es la prioridad principal. Puedes aguantar un tiempo sin comida adecuada, pero solo puedes aguantar dos o tres días sin agua y necesitas gas para derretir la nieve», afirma. «En un entorno extremo, lo que lleves puede ser la diferencia entre la vida y la muerte».

Las últimas excursiones de Dupre reafirman su amplio historial de 30 años de aventuras que incluyen la primera circunnavegación sin motor de Groenlandia y viajes en esquí y en trineo de Canadá al Polo Norte.

Pero Dupre, descendiente del explorador francés Jaques Cartier, también ha tenido su ración de fracasos. Tuvo que interrumpir dos ascensos previos al Denali por las condiciones climáticas extremas y, en un punto, su ascenso exitoso al Denali en 2015 fue aún más difícil. En la mitad de la montaña, la nieve y las heladas le obligaron a atrincherarse, tras haber sido incapaz de reabastecerse en un almacén a menos de 30 metros por debajo.

«Tenía tres días de combustible y un día y medio de comida, pero la tormenta duró cinco días, así que tuve que estirarlos tanto como pude, porque no sabía cuánto tiempo iba a estar atrapado», explica Dupre. «Pensé que era el fin y que quizá me quedaran 36 horas de vida».

En la oscuridad invernal del Ártico, que duraba 19 horas al día, Dupre se metió en su saco de dormir, luchando contra la hipotermia y el hambre. «El mayor miedo en la escalada en invierno no es volverse loco o fracasar, sino quedarse atrapado en medio de una tormenta mientras te quedas sin provisiones», afirma. «Es la única ocasión en mi carrera en la que fui realmente estúpido».

Las condiciones meteorológicas mejoraron finalmente y permitieron a Dupre descender hasta su alijo de provisiones, marcado con un poste.

«Cuando lo vi, pensé: voy a vivir», dice. «Cavé bastante rápido, hurgué en una bolsa de lona y enseguida me comí un par de barritas de chocolate».

Una vez reaprovisionado, Dupre regresó a su campamento a 3.400 metros de altura, consumiendo tanto como pudo. Tras haber recuperado sus fuerzas y en mejores condiciones meteorológicas, alcanzó a la cima del Denali, donde pasó 10 minutos reflexionando sobre un hito que había tardado cuatro años en lograr antes de iniciar el descenso. «Me sentí aliviado de no tener que pasar otra vez por todo el esfuerzo», afirma. «La mayoría de fallecimientos ocurren al bajar. Salí pitando».

Dupre nos ha dicho los contenidos de su mochila para escalar el Hunter:

  • Comida para 19 días: 9 kilogramos.
  • Gas: 2,8 kilogramos.
  • Mochila: 1,8 kilogramos.
  • Cuerda de escalada: 1,8 kilogramos.
  • Tienda de campaña: 1,8 kilogramos.
  • Saco de dormir: 1,8 kilogramos.
  • Traje de nieve: 1,6 kilogramos.
  • Estacas de señalización: 1,1 kilogramos.
  • Equipo electrónico (teléfono por satélite, cámara, baliza de emergencia): 900 gramos.
  • Termo con agua: 900 gramos.
  • Pala: 544 gramos.
  • Hornillo: 453 gramos.
  • Olla, cuchara y parabrisas para la olla: 340 gramos.
  • Esterilla: 283 gramos.

«Langju es bastante técnico y llevamos mucho equipo. Tuvimos que ir preparados para cualquier cosa que requiriera la montaña», explica. «Pero en el Hunter hay que ir ligero, no es como Denali, donde puedes arrastrar las provisiones en trineo y colocarlas a lo largo del camino».

Dupre usa básculas para medir el peso de sus provisiones.

Dupre camina por la costa rocosa del lago Superior.

Entre la comida liofilizada hay macarrones con queso, lasaña, carne precocinada, bacon ahumado con sirope de arce, chocolate y barritas energéticas caseras de 110 gramos hechas de mantequilla de frutos secos, miel, coco y albaricoque, moldeadas en forma de cilindros y envueltas en papel de cera. Siempre «va rechoncho» a la mayoría de expediciones, engordando entre 4 y 6 kilos que perderá con cada esfuerzo diario.

Normalmente, se lleva algo lujoso. «El único capricho que me permito es una buena taza de café [liofilizado]», afirma Dupre.

National Geographic ha producido este contenido como parte de su colaboración con los Rolex Awards for Enterprise.


También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: