Smartphones. Elementos químicos que permiten su funcionamiento

Los químicos que dan vida a los smartphones

Los smartphones (o teléfonos móviles inteligentes) forman parte de nuestro día a día, pero, ¿cuánto sabemos sobre los elementos químicos que lo forman y permiten su funcionamiento?

El avance de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) ha supuesto un cambio revolucionario en la forma en la que entendemos el mundo, así como en la forma en la que utilizamos las herramientas a nuestra disposición.

Los smartphones se han convertido, poco a poco, en un elemento imprescindible de nuestro día a día. Es casi imposible imaginar una realidad en la que estos objetos no intervengan en nuestro trabajo, nuestra vida social o nuestro ocio diario. Pero, a pesar de tratarse de un objeto que nos acompaña, prácticamente, en todo momento, ¿cuánto sabemos realmente sobre su funcionamiento y sus componentes?

Los teléfonos móviles de nueva generación utilizan una gran cantidad de elementos químicos para su correcto funcionamiento. Algunas estimaciones afirman que, aproximadamente, un 75% de los 118 elementos de la tabla periódica participan en el sistema operativo de un Iphone.

“Casi cualquier elemento que pueda ser utilizado con un objetivo tecnológico está incluido en un ‘smartphone’ para proporcionar alguna función específica”- Alex King, director del Instituto de Materiales Críticos (CMI) en una entrevista a Teknautas.

Por ejemplo, en el caso de las luces de colores que observamos en nuestros smartphones participan distintos elementos, dependiendo del color que se quiera visualizar. Estas luces se producen por la mezcla de distintos componentes químicos pero cada combinación está dominada por un determinado elemento que condiciona el color; en el caso de la luz verde, el elemento dominante es el terbio, mientras que en la luz roja, el elemento dominante es el europio.

En el caso de las pantallas táctiles, las combinaciones son diferentes. Según explica King: “utilizamos materiales que son transparentes [para no interrumpir el flujo de luz] y que conducen la electricidad, una combinación inusual de propiedades. La solución más común, dice, es utilizar un óxido hecho de indio y estaño”.

Otros elementos químicos que participan en la estructura de un smartphone son el disprosio, el praseodimio o el neodimio, combinados con hierro y boro, para los efectos de sonido, vibración y el micrófono; el silicio para el procesador; o el óxido de lantano para la cámara de fotos.


También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Inline
Inline