Suelos PVC, las baldosas arquitectónicas que cuidan el medio ambiente

Cada día se acrecienta la búsqueda de nuevas acciones, técnicas y materiales que nos ayuden en nuestro día a día a no dañar el planeta en el que vivimos. Desde hace algunos años se ha dado énfasis en generar una relación armónica y respetuosa con el medio ambiente, de manera que sea posible convivir con este interviniendo lo menos posible.

Siempre indagamos la forma de ir más allá y convertir espacios en propios, haciendo que nos sintamos cómodos con el entorno. Durante años, la arquitectura y el diseño han investigado sobre cómo convertir áreas en zonas de confort sin perjudicar el medio ambiente.

Y, con algunas materias primas se intenta obtener acabados de lujo. Sin embargo, su composición y luego desgaste tenían riesgos para la naturaleza.

Pero esta es una situación del pasado. Gracias a la tecnología, surgió el PVC, un plástico que se genera de la polimerización del monómero del cloruro de vinilo. A partir de entonces, se ha utilizado este elemento para fabricar múltiples herramientas, como por ejemplo, los suelos.

¿Por qué los suelos PVC son beneficiosos para el planeta?

Esta es una discusión que data de algunos años, ya que expertos en esta materia han hecho diversos estudios para evaluar el impacto del PVC en el ecosistema.

Diferentes empresas surgen diariamente con técnicas novedosas que aumentan las garantías de conservar el medio ambiente. Tal es el caso de EcoSuelosPVC, una empresa que se dedica a la instalación de suelos ecológicos que cumplen con amplios parámetros de confort y calidad. Un producto duradero y cómodo pero que respeta a la naturaleza.

Dentro de su repertorio, ofrecen baldosas fabricadas de PVC reciclado, lo que apunta a una opción más ecológica que las losetas tradicionales, debido a que la reutilización de este componente evita que se use más material industrial. A la larga, esto conserva el planeta y reduce la contaminación.

Hay dos razones fundamentales que aseguran que el PVC tiene escasos efectos en el medio ambiente:

No inflamable

Una de las características más importantes del PVC es lo poco inflamable que es y lo resistente a las altas temperaturas, razón que lo hace eco friendly.

Las llamas sin control ocasionan que se expulsen gases que contaminan el ambiente; además, el fuego también destruye material industrial, lo que genera más gasto en materias primas.

Fácil reciclaje

Cuando el material llega al final de su ciclo de vida, este componente puede reutilizarse porque es fácil de reconocer y sencillo de transformar, producto de su termoplasticidad. Una vez reconsiderado, tiene múltiples usos; esto lo hace viable tecnológica y económicamente.

Principalmente hay cuatro formas de darle una segunda oportunidad al PVC:

  • Reciclaje mecánico: es el más utilizado. Los desechos son seleccionados, molidos, readitivados de ser necesario, y transformados.
  • Reciclaje químico: los residuos se someten a procesos químicos que, junto a altas temperaturas y presión, buscan descomponer este material en aceites y gases. No es un proceso común y se aplica en pocos países.
  • Reciclaje energético: radica en la incineración controlada de estos desechos, por medio de condiciones avanzadas, con el fin de recuperar la energía contenida en estos compuestos. Es común en Europa, Estados Unidos y Asia.
  • Reciclaje por disolventes: tecnología de disolución química del PVC a través de solventes, mejor conocido como VinyLoop.

Avances tecnológicos

Uno de los aspectos que más causaba preocupación entre los ambientalistas era la presencia de metales pesados en los estabilizadores usados para la fabricación del PVC. Con el tiempo se empezaron a incorporar estabilizadores alternativos que eliminaron esta inquietud.

A esto se le suma la llegada de Hexamoll® DINCH®, plastificante no ftalato altamente estudiado y cuyos resultados demuestran excelentes propiedades toxicológicas.

Hexamoll® DINCH® obtuvo la primera clasificación en un análisis de ecoeficiencia en comparación con plastificantes alternativos. A esto se le suma que está aprobado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para aplicaciones en contacto con alimentos.

En conclusión, hasta ahora ninguna investigación ha encontrado suficientes evidencias científicas que demuestre que la producción, el uso y la eliminación de material de PVC cause daños ambientales.

Todo lo contrario, su incorporación al diseño de hogares, comercios e industrias favorece al planeta debido a que estos suelos son resistentes, antideslizantes, impermeables, poco inflamables, ergonómicos, de fácil instalación y limpieza, y con una disponibilidad amplia de diseños y colores.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: